La Federación Salud Mental Región de Murcia ha vuelto este jueves a las concentraciones. El Gobierno regional tendió la mano tras las protestas iniciadas en el mes de septiembre y la Federación las paralizó, pero no se llegó a ningún avance significativo en las reivindicaciones. Motivo por el que el movimiento asociativo de la Salud Mental en la Región de Murcia ha vuelto a manifestarse para pedir ‘Más inversión en Salud Mental’.

Desde las 10:30 la Federación Salud Mental Región de Murcia se ha movilizado a las puertas del Palacio de San Esteban, sede del Gobierno autonómico, para exigir más recursos para la Salud Mental, muy afectada tras la pandemia. Protestas que también se han realizado en redes sociales bajo el hashtag #InversionSaludMental.

El consejero de Salud, Juan José Pedreño, tendió la mano a la Federación Salud Mental Región de Murcia y se comprometió a proponer soluciones a las reivindicaciones de la Federación y todas las asociaciones de la Región. Pero como no se ha llegado prácticamente a ningún acuerdo, miembros de la Federación y de las 15 asociaciones repartidas por toda la Región de Murcia se concentrarán a las puertas de San Esteban.

“Volvemos a las movilizaciones porque tras las conversaciones con el ejecutivo no hemos avanzado en las reivindicaciones del movimiento asociativo de la Salud Mental. Después de la pandemia, la situación de las personas con problemas de salud mental grave se encuentra muy dañada”, asegura Delia Topham, presidenta de la Federación Salud Mental Región de Murcia.

Entre las reivindicaciones de las movilizaciones se encuentra el aumento de profesionales sanitarios así como la problemática con las listas de espera y la demora de meses para la primera cita. La erradicación de las medidas coercitivas. Es necesario el aumento y la mejora de la atención al trastorno mental grave con citas más continuas, atención comunitaria y domiciliaria.

También que crezca el número de profesionales y espacios amigables para la atención infanto-juvenil. O el aumento de la inversión para los trastornos de la conducta alimentaria y trastornos de la personalidad que se han agravado durante la pandemia.

Así como un aumento de las plazas para cubrir las listas de espera de la dependencia y agilizar los trámites por la demora de meses e incluso años para tramitar el grado o asignar un recurso. Además de aumentar el dinero de bolsillo en los recursos residenciales a 350€ al mes y respetando las pagas extraordinarias.

Instagram
Twitter
Facebook
LinkedIn
YouTube